Este propulsor, llamado EmDrive, es un nuevo tipo de propulsor desarrollado durante la última década por el científico británico Roger Shawyer, capaz de generar impulso sin necesidad de material propulsor, solo transformando energía eléctrica. Lo cual es, o era, imposible de realizar.

Esto le trajo bastantes problemas a Shawyer. Recientemente la NASA ha anunciado que es funcional.

Shawyer asegura que su invención es capaz de crear impulso sin necesidad de propulsores de combustión tradicionales. En lugar de ello, el EmDrive genera electricidad moviendo microondas dentro de un tanque que es a la vez capaz de general el impulso capaz de levantar un cohete o una nave espacial.

Nadie le hizo mucho caso. Un grupo de científicos chinos decidió probar la tecnología en el 2008 y llegaron a confirmar que sí, funcionaba. En sus pruebas, el EmDrive fue capaz de generar 720 milinewtons de impulso o 72 gramos. No parece mucho, pero era un paso increíble porque abría la puerta a un tipo completamente diferente de propulsión que prometía producir cohetes a un coste mucho menor, con menor peso y cientos de veces más rápido que los actuales.

Los estudios de los investigadores chinos se enfrentaron a la crítica internacional, que aseguraba que algo como el EmDrive era imposible por no cumplir la ley de conservación del movimiento. Más tarde, el científico estadounidense Guido Fetta construyó su propia versión del EmDrive y convenció a la NASA de probarlo. El resultado de las pruebas se puede leer aquí – en ingles – aunque en resumidas cuentas confirma su funcionamiento.

Artículos Relacionados


VN:F [1.9.22_1171]
Votar
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
TwitterFacebookMySpaceLinkedInGoogle GmailCompartir

Añadir Comentario

Importante: Los comentarios son moderados por el administrador del sitio.


Copyright © 2010 Sitio Administrado por Fernando Diaz TopOfBlogsDirectorio Webs